Cobayas vs. Hámsters – Una comparación peluda

Tanto los hámsters como las cobayas son animales de compañía muy populares. Pero, la pregunta de si tener un hámster o una cobaya tiene diferentes respuestas según tus necesidades.

Los hámsteres son pequeñas criaturas muy simpáticas que pueden crear fuertes vínculos. Requieren mucho ejercicio, alimentación y espacios de vida moderados. Requieren mucha atención y hay que mantenerlos solos.

Por otro lado, las cobayas requieren espacios de vida más grandes. Necesitan una dosis diaria de verduras frescas y pueden mantenerse en parejas.

COBAYAS

COBAYAS

¿Debes tener un hámster o una cobaya?

La respuesta depende de sus necesidades particulares. Una de las principales diferencias entre ambos es su aspecto. Las cobayas son regordetas y tienen las patas cortas.

Pueden medir hasta 10 pulgadas y dos libras. Los hámsters son criaturas nocturnas con colas cortas. Sus ojos son pequeños, su cola es corta y pueden llegar a medir hasta siete pulgadas de largo.

Las cobayas superan en tamaño a los hámsters. Hay 19 especies de hámsters y 13 de cobayas.

Las cobayas son herbívoras y también pueden alimentarse con parte de su materia fecal.

Los hámsters son omnívoros. A los hámsters les gusta vivir en entornos que los mantengan ocupados. No necesitan vivir con compañeros. Sin embargo, si tienes más de uno, pueden vivir juntos.

La jaula de tu hámster no debe medir más de 13 pulgadas de ancho y 24 de largo. Es mejor tener unas jaulas más grandes que unas más pequeñas.

Debe haber mucho espacio para los juguetes y el juego.

Como las cobayas son más grandes, necesitan jaulas más grandes. Por término medio, sus jaulas deben medir 36 por 30 pulgadas.

Son sociables por naturaleza, por lo que hay que mantenerlos en parejas. Las crías de hámster carecen de pelo y vista.

Las hembras de hámster dan a luz a una media de seis a doce crías.

Las cobayas pueden dar a luz a un máximo de 8 crías, aunque lo más habitual es que sean de 2 a 4.

Si tiene otras mascotas en casa, las cobayas son una gran opción. Interactúan bien con otros animales y con los humanos.

No son una gran elección si no puedes prestar mucha atención a tus mascotas con frecuencia. Los hámsters pueden ser agresivos e irritables, especialmente cuando tienen hambre.

Te recomendamos tener una cobaya peruana, por su carácter​​ divertido y hermoso pelaje.